La sangre azul del cangrejo herradura salva vidas!!!

cangrejo_herradura

Los cangrejos herradura (Limulus polyphemus), son una maravilla de la naturaleza. Es uno de los seres vivos más antiguos del planeta, anteriores incluso a los dinosaurios, es es capaz de soportar hasta un año sin alimentarse y de resistir temperaturas y salinidades extremas. Un fósil viviente que habita nuestro planeta desde hace 445 millones de años.

El llamado cangrejo herradura es una especie que está más cercana a los arácnidos que a los cangrejos.

Su sangre es incolora y se vuelve azul al contacto con el aire por su alto contenido en cobre, y es todo un tesoro para la medicina y la ciencia, ya que contienen varios compuestos que son todo un tesoro para investigaciones y aplicaciones tanto farmacológicas como científicas.Su sangre azul tiene utilidades tan diversas como combatir los efectos del Sida (en estudio).

Su peculiar sangre contiene unas células llamadas amebocitos, que reaccionan ante una infección bacteriana, de hecho, si uno de estos cangrejos es herido en el mar, la sangre se vuelve sólida impidiendo la entrada de microorganismos y por tanto evitando la infección de una manera muy rápida. Así, parece ser que las enzimas de su sangre parecen ser el secreto de que haya sobrevivido millones de años.

Y es que desde que en la década de 1950 unos científicos descubrieron que la sangre de color azul del cangrejo herradura se coagulaba en contacto con las bacteria E. coli y Salmonella, las investigaciones no han parado. Uno de estos últimos estudios se ha centrado en un péptido que los cangrejos herradura elaboran y que inhibe la replicación del Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Los ensayos preclínicos muestran que es tan efectivo como la zidovudina, un medicamento clásico contra el sida.

Otro uso no menos interesante de su sangre, es el que estudia la Nasa en la Estación Espacial Internacional un dispositivo médico de alta tecnología que utiliza enzimas primitivas de los cangrejos de herradura para el diagnóstico de enfermedades humanas.El proceso es el siguiente, al extraer la sangre, se separan las enzimas, se las seca y congela y luego se las incorpora a un instrumento de medición espacial diseñado expresamente para este propósito, que hace que la sangre se transforme en amarilla al contacto con una forma de vida microscópica en el espacio.

El secreto que hace que la sangre del cangrejo sea de gran de utilidad para la industria biomédica está basado en la simplicidad y efectividad de su sistema inmunológico. Una verdadera cascada de enzimas, que producen coagulación cuando se encuentran con el material de las paredes celulares de la mayoría de las bacterias. Y es que los cangrejos de herradura viven bajo la constante amenaza de la infección en un hábitat que puede contener miles de millones de bacterias por mililitro.

A diferencia de los seres humanos, los cangrejos de herradura no tienen hemoglobina en la sangre, sino que utilizan la hemocianina para transportar oxígeno. Y es debido a la presencia de cobre en la hemocianina y no de hierro, que la sangre adquiere el peculiar color azul.

Es tan importantes esta sangre azul que probablemente le debas la vida a los cangrejos de herradura. Y no es una exageración ya que el LAL (lisado de amebocitos de Limulus) extracto acuoso de amebocitos del cangrejo herradura se utiliza con frecuencia en pruebas para detectar las endotoxinas bacterianas en numerosos productos farmacéuticos. Ademas de ser una forma sencilla, barata y segura para detectar impurezas es una herramienta importante en el desarrollo de nuevos antibióticos y vacunas.

La sangre del cangrejo herradura no sólo se ha convertido en una poderosa “arma médica”, también es un gran negocio. En el mercado mundial, un litro de sangre de este cangrejo tiene un precio aproximado de 15.000 dólares. Una industria que genera unos 50 millones de dólares al año en EE.UU. Pero eso palidece en comparación con su valor para la industria farmacéutica.

Para obtener el compuesto LAL, se requiere la sangre de alrededor de 500.000 cangrejos al año, a los que se les extrae alrededor de 100 mililitros perforando el pericardio de su primitivo corazón. Durante el proceso el 15% de los cangrejos muere, los demás son devueltos al agua.

Fuente: MERIDIANOS y Tejiendo el mundo.

Anuncios

Virus contra el cáncer

Debemos luchar contra algunos de ellos para sobrevivir pero también hemos aprendido a usarlos en nuestro beneficio para protegernos. Los hemos utilizado en vacunas o como medio para reprogramar células y, desde hace varios años, los científicos estudian el uso de los virus para tratar el cáncer. Los resultados de uno de los primeros ensayos clínicos con esta sorprendente terapia aparecen en el último número de ‘Nature’ y son esperanzadores.

La idea surgió cuando se observó que las infecciones víricas naturales o una vacunación eran capaces de provocar la regresión espontánea de los tumores. Estos virus, denominados oncolíticos, tienen la capacidad de penetrar en las células cancerígenas y replicarse en su interior provocando su muerte. Los avances de la ciencia han permitido modificar genéticamente estos microorganismos para que sólo entren en las células tumorales -sin atacar a las sanas- y para que porten genes especialmente útiles para destruirlas.

Uno de estos virus alterados es JX-594, derivado de la vacuna contra la viruela de la compañía Wyeth, modificado por investigadores del Instituto de Investigación del Hospital de Ottawa y de la Universidad de Ottawa (Canadá) para incorporar tres genes que le hacen específico de los tumores, estimulador de las defensas anticancerígenas y fácilmente detectable.

Con él, se ha realizado un ensayo clínico en el que han participado 23 pacientes con diferentes tipos de cáncer (ovario, pulmón, colorrectal, etc.) en estado avanzado. Los participantes, que no respondían a las terapias habituales, tenían la enfermedad muy extendida y presentaban metástasis diseminadas por el cuerpo.

Administración intravenosa

Los responsables del ensayo les administraron una dosis única por vía intravenosa de JX-594 a diferentes concentraciones para comprobar la seguridad del tratamiento y su eficacia a la hora de alcanzar los tejidos tumorales. A los 10 días de la infusión, recogieron biopsias de diferentes partes para comprobar dónde se había ‘alojado’ el virus.

Siete de los ocho pacientes (el 87%) de los dos grupos que recibieron las dosis más altas mostraban replicación del virus en los tumores y metástasis pero no en las células sanas. Además, en las zonas donde JX-594 se reproducía se detectó la expresión del gen introducido para facilitar su detección.

John Bell, uno de los investigadores implicados, ha manifestado su “entusiasmo” con estos resultados ya que “es la primera vez en la historia médica que se ha demostrado que la terapia viral se replica de forma eficaz y selectiva en el tejido cancerígeno después de una infusión intravenosa”.

El hecho de que el virus se administrara por esta vía “es crucial para el tratamiento del cáncer porque nos permite llegar a cualquier tumor en el cuerpo, en contra de lo que ocurre con aquellos [virus] que se deben inyectar directamente en el proceso maligno”, subraya Bell. En resumen, podría sentar las bases de una terapia sistémica con virus para los pacientes con cáncer. Además, “es importante porque demuestra que podemos usar esta estrategia para lograr la expresión de genes concretos en un tumor, abriendo así la puerta a un nuevo abanico de terapias dirigidas contra el cáncer”, añade. Es decir, podrían incorporar genes que hicieran a los tumores más susceptibles a la quimioterapia, por ejemplo.

Freno a la enfermedad

Pero los autores fueron un paso más allá en su estudio y analizaron la actividad antitumoral de JX-594. Es decir, si el virus había frenado la evolución de la enfermedad. Seis de los ocho pacientes tratados con las dosis más altas vieron como sus tumores se estabilizaban o disminuían de tamaño tras el tratamiento.

“Pese a las limitaciones, estos resultados demuestran de manera convincente la liberación y replicación exitosa de un virus oncolítico en las zonas de metástasis”, destaca Evanthia Galanis, especialista en oncología de la Clínica Mayo (EEUU), en un editorial que acompaña al trabajo.

Este ensayo no es el único en marcha con virus oncolíticos. Hay varios proyectos que están en fase III -la última antes de poder alcanzar el uso clínico-, de donde podrían salir las primeras viroterapias aprobadas en EEUU y Europa, “generando nuevas y valiosas herramientas clínicas para los oncólogos”, concluye Galanis.

Fuente: el mundo.

¿En qué consiste una bioquímica de sangre?

 

¿para qué se realiza?

Los parámetros que se estudian en una rutina de bioquímica en sangre son la concentración de varias sustancias químicas que se encuentran en la sangre en el momento del análisis y su determinación sirve al médico para:

  • Confirmar un diagnóstico en un paciente con síntomas de cierta enfermedad.
  • Controlar la respuesta al tratamiento de la enfermedad.
  • Para el diagnóstico precoz en personas que no presentan síntomas, pero que pueden tener algún factor de riesgo para diferentes enfermedades.

En general estos parámetros informan sobre el estado y la función del hígado, el riñón, la diabetes, ó el estado de inflamación en relación a las enfermedades reumáticas, entre otros.

Técnica de Realización

Para realizar este análisis se precisa estar en ayunas al menos las 6 horas previas, ya que la ingesta de alimentos altera numerosos parámetros bioquímicos como las concentraciones en sangre de glucosa (azúcar), colesterol, ácido úrico y triglicéridos, no siendo así en otros como la urea. Pero como se realiza con la misma muestra de sangre en el laboratorio es mejor el estar en ayunas para realizar todos ellos de una misma extracción sanguínea.

Se puede realizar la toma en un lugar apropiado (consulta, clínica, hospital) pero en ocasiones se realiza en el propio domicilio del paciente.Para realizar la toma se precisa de localizar una vena apropiada y en general se utilizan las venas situadas en la flexura del codo.La persona encargada de tomar la muestra utilizará guantes sanitarios, una aguja (con una jeringa o tubo de extracción) .

  • Le pondrá un tortor (cinta de goma-látex) en el brazo para que las venas retengan más sangre y aparezcan más visibles y accesibles.
  • Limpiará la zona del pinchazo con un antiséptico y mediante una palpación localizará la vena apropiada y accederá a ella con la aguja. Le soltarán el tortor.
  • Cuando la sangre fluya por la aguja el sanitario realizará una aspiración (mediante la jeringa o mediante la aplicación de un tubo con vacío).
  • Al terminar la toma, se extrae la aguja y se presiona la zona con una torunda de algodón o similar para favorecer la coagulación y se le indicará que flexione el brazo y mantenga la zona presionada con un esparadrapo durante unas horas.
  • La sangre extraída se traslada al laboratorio de análisis en un tubo especial para bioquímica, que contiene un producto anticoagulante. En general no suelen ser necesarios más de 10 mililitros de sangre para una batería estándar de parámetros bioquímicos.

Problemas y Posibles Riesgos

  • La obtención mediante un pinchazo de la vena puede producir cierto dolor.
  • La posible dificultad en encontrar la vena apropiada puede dar lugar a varios pinchazos.
  • Aparición de un hematoma (moratón o cardenal) en la zona de extracción, suele deberse a que la vena no se ha cerrado bien tras la presión posterior y ha seguido saliendo sangre produciendo este problema. Puede aplicarse una pomada tipo Hirudoid® o Trombocid® en la zona.
  • Inflamación de la vena (flebitis), a veces la vena se ve alterada, bien sea por una causa meramente física o por que se ha infectado. Se deberá mantener la zona relajada unos días y se puede aplicar una pomada tipo Hirudoid® o Trombocid® en la zona.Si el problema persiste o aparece fiebre deberá consultarlo con su médico.

Principales parámetros bioquímicos

Para estudiar la función renal se estudian los valores de urea, creatinina, sodio, potasio, colesterol, triglicéridos, calcio y fósforo.

Para la valorar la función del hígado se solicitan las transaminasas, las fosfatasas alcalinas, la gammaglutamiltranspeptidasa , la bilirrubina.

Para el diagnóstico y control de la diabetes se solicita la glucemia, la hemoglobina glicosilada (HbA1c), el colesterol, el colesterol HDL y el colesterol LDL, los triglicéridos y la creatinina.

Valores normales

En estos valores puede haber ciertas diferencias por la técnica o por criterios de normalidad propios de laboratorios concretos, a veces en el rango de valores y otras veces por las unidades a las que se hace referencia.

Fuente: tuotromedico

La inmunidad natural, la futura vacuna del sida

Cada vez está más claro que una futura vacuna para prevenir la infección por el VIH debe generar una enorme respuesta inmune, con anticuerpos capaces de neutralizar diversas cepas de virus, como hacen las vacunas de la gripe, la polio, la rubeola y otras enfermedades infecciosas. Un pequeño porcentaje de pacientes seropositivos puede tener en su organismo la clave para lograr imitar este mecanismo en el futuro.

Esos pacientes, llamados amplios neutralizadores, presentan anticuerpos capaces de anular una gran variedad de cepas distintas del VIH, tal y como señala una investigación española que se acaba de dar a conocer en las páginas de la revista Journal of Virology’.

“Esos anticuerpos de amplio espectro, que hemos observado también en pacientes que ya estaban recibiendo tratamiento antirretroviral, son un reflejo de lo que debe ser una futura vacuna contra el VIH”, explica el doctor José Alcamí, del Instituto de Salud Carlos III y uno de los firmantes del trabajo. “Si entendemos bien cómo funcionan, lograremos reproducir ese tipo de respuesta como en un espejo”.

“Por eso este hallazgo es importante”, explica por su parte el doctor Josep María Gatell, del Hospital Clínic de Barcelona, al que pertenecían los 364 pacientes de este ensayo. “Hasta ahora se pensaba que esto no era posible de manera natural; pero en los últimos dos años, tres grupos diferentes hemos observado que sí, que existen pacientes seropositivos que generan de manera natural anticuerpos de amplio espectro”.

Además, y aquí radica la novedad, ese fenómeno se ha observado por primera vez en pacientes que ya habían iniciado la terapia antirretroviral y que presentaban una pequeñísima carga viral, algo impensable hasta ahora.

“Para que los anticuerpos que genera el organismo contra el VIH sean eficaces, además de reconocer varias cepas diferentes, también deben identificarlas con mucho grado de afinidad”, explica Alcamí. Gran parte de esa afinidad se logra con la replicación constante del virus en las células humanas, por lo que parecía un fenómeno impensable en pacientes con poca cantidad de virus (como los que ya están en tratamiento). “Sin embargo, a pesar de esa creencia, también hemos hallado anticuerpos de amplio espectro en pacientes que llevaban mucho tiempo con la infección controlada”, resume.

Su hallazgo no equivale automáticamente a disponer de una vacuna contra el sida, aún queda trabajo por delante, coinciden Alcamí y Gatell. En los próximos años habrá que seguir trabajando con esos anticuerpos naturales y tratar de imitarlos de alguna manera en el laboratorio.

Fuente: el mundo.

Vuelta a los ‘ancestros’ para dar con la vacuna del sida

Un regreso a los orígenes, a la investigación con animales. Es lo que han hecho con éxito científicos de distintos organismos de Estados Unidos, que han desarrollado una vacuna capaz de controlar el virus de la inmunodeficiencia simia (SIV, según sus siglas en inglés) en su primera etapa, evitando así la infección en el organismo de los monos. Un hallazgo que da una nueva esperanza, después de muchos fracasos, a la obtención de una vacuna que sea efectiva para controlar también el VIH en humanos.

Según indican los investigadores en la revista ‘Nature’, “tanto el VIH como el SIV escapan fácilmente de las primeras defensas inmunitarias y se extienden por el organismo. Y, una vez establecidos, son difíciles de controlar. Por eso, es en los primeros días, antes de que se diseminen y se repliquen por el cuerpo cuando estos virus son más vulnerables. Es en esta etapa en la que actúa nuestra vacuna”.

De 24 macacos inmunizados con esta vacuna, 13 mostraron un control completo del virus a largo plazo (más de un año).

Louis J. Picker, coordinador del trabajo y miembro del Instituto de Terapia Génica y Vacunas de la Universidad de Oregón (EEUU), explica a ELMUNDO.es que “lo que hemos hecho ha sido fabricar una vacuna que provoca una respuesta defensiva eficaz en los primeros sitios por los que entra el virus. Es ahí donde reside la novedad. Se trata de la primera inmunización capaz de generar células T (defensivas) en el lugar apropiado y lo suficientemente pronto para que la infección no se extienda, cuando el virus aún es vulnerable”.

Aunque la comunidad científica se muestra muy cauta sobre el tema de la vacuna contra el sida, después de algunas decepciones importantes, Picker se muestra optimista al respecto. “El virus del sida no es imposible de frenar. Tiene un talón de Aquiles al que debemos dirigirnos con la vacuna”.

Sin embargo, reconoce que “el desarrollo de esta inmunización es un reto complicado”, y pone un ejemplo: “es como una torre lisa y alta, muy difícil de escalar. Nuestro trabajo representa un paso importante, es como poner los primeros escalones para empezar a subir, el primer punto de apoyo. Pero aún queda mucho trabajo por hacer”.

“Seguir investigando la vacuna con estos animales y fabricar un producto equivalente para probar con humanos llevará tiempo, pongamos que, como mínimo unos tres años, y después hay que iniciar los ensayos clínicos, con todas sus fases, lo que tardará aún más. Así que, aunque soy optimista también soy realista y no contaremos con una vacuna a corto plazo“, concluye el investigador.

Fuente: el mundo.

Detienen por primera vez el envejecimiento humano

Controlar los efectos del paso del tiempo es una de las grandes obsesiones del ser humano, desde un punto de vista estético y también médico. Científicos de Estados Unidos y de España, dirigidos por el investigador Juan Carlos Izpisúa, han dado un paso que hace más creíble la materialización de ese sueño. Por primera vez han conseguido interrumpir el envejecimiento. De momento, el logro solo se ha conseguido en el laboratorio y con células de personas con progeria, una extraña enfermedad que causa el envejecimiento prematuro en plena infancia.

El avance, que hoy publica la revista «Nature», demuestra que al menos en una placa de cultivo se puede modular el paso del tiempo. Pero sobre todo ofrece un modelo de estudio único para estudiar esta rara enfermedad y todos los efectos de la vejez natural. En las células reprogramadas de los pacientes, el grupo de Izpisúa ha reproducido fielmente la enfermedad. Lo que se convierte en el mejor conejillo de Indias para probar futuros tratamientos e investigar a fondo el proceso biológico del paso del tiempo. Esta será la aplicación inmediata.

Los niños con progeria sufren con pocos años los problemas de salud típicos de la quinta o la sexta década de la vida. Son niños-viejos: tienen arterioesclerosis, osteoporosis, trombosis y ataques al corazón. Se quedan sin pelo, su piel se arruga, apenas crecen y su esperanza de vida no supera por término medio los 14 años.

El interés científico por esta rara patología es buscar una solución para sus afectados y, por extensión, encontrar respuestas para todas las enfermedades relacionadas con la edad.

Efecto temporal

La protagonista de esta investigación es la reprogramación celular y las células iPS. Con esta técnica, se puede dar marcha atrás en el reloj biológico y conseguir que una célula adulta vuelta al estado de inmadurez original para comportarse como si fuera embrionaria. Todo sin tener que destruir embriones.

A partir de una muestra de piel de enfermos con este síndrome, los científicos del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona y del Instituto Salk (California) generaron células madre iPS o pluripotentes con la alteración genética que provoca el síndrome. Durante la reprogramación, borraron los defectos de la enfermedad en las células. Las nuevas células actuaban como sanas. Mostraban la ausencia de progerina (la proteína que causa el envejecimiento) y, lo más importante, carecían de las alteraciones nucleares y epigenéticas que normalmente se asocian con el envejecimiento prematuro.

Los niños afectados tienen graves alteraciones en el núcleo de sus células que causan, a su vez, errores en cascada en muchos genes. «Hemos observado que podemos “rejuvenecer ” un núcleo “envejecido” de progeria,lo que nos abre las puertas a estudiar los mecanismos genéticos de la vejez», explicó a ABC Izpisúa.

Este efecto es temporal. Cuando esas células iPS se transformaron en una célula adulta volverían a aparecer las malformaciones en sus núcleos y todos los efectos del envejecimiento.

La aplicación inmediata es utilizar estas nuevas células iPS como banco de pruebas. Es un modelo único, en opinión de Izpisúa, porque hasta la fecha todos los estudios se han realizado en modelos animales: en moscas, gusanos o ratones…, no en humanos. Las células iPS permitirá ensayar fármacos e investigar como si se hiciera en pacientes reales. Con la ventaja de que las células reprogramadas se diferencian en un plazo relativamente corto (dos semanas), en contraste con las décadas que dura el envejecimiento natural.

Fuente: ABC

Nuevo virus encontrado en China!!!!

En 2009, numerosos habitantes de las provincias chinas de Hubei y Henan acudieron al médico con un cuadro de fiebre, molestias gastrointestinales y alteraciones en los niveles de plaquetas y leucocitos. El extraño trastorno, de origen desconocido, provocaba la muerte de un considerable porcentaje de los afectados, lo que activó la alerta de las autoridades.

Pronto se inició un estrecho seguimiento de los casos; lo que ha hecho posible la identificación del ‘culpable’: un virus que se transmite a través de la picadura de una garrapata y que, hasta el momento, era desconocido para los humanos.

La revista ‘The New England Journal of Medicine’ publica todos los detalles del rastreo, localización y aislamiento de este patógeno bautizado como ‘SFTS’, una denominación que responde a las siglas en inglés de ‘síndrome de trombocitopenia con fiebre severa’.

“Se trata de un nuevo virus que hemos identificado en China como el causante de una enfermedad que puede resultar mortal”, comentan en la revista médica los autores del trabajo, del Centro chino para el Control y la Prevención de Enfermedades.

El primer caso de analizaron fue el de un hombre de 42 años procedente de una zona rural que llegó al hospital con fiebre alta, fatiga, diarrea y dolor abdominal, déficit plaquetario y alteraciones en sus leucocitos, entre otros problemas.

En un principio, sospecharon de trastornos ya conocidos como la leptospirosis, la fiebre hemorrágica asociada a un síndrome renal o la anaplasmosis. Sin embargo, un análisis de sangre descartó la presencia de estas enfermedades. La prueba, en cambio, puso a los investigadores sobre la pista de un nuevo virus, que habían podido aislar en su sangre.

Para comprobar la relación entre el patógeno y la enfermedad, estos científicos realizaron un estudio a casi 250 pacientes hospitalizados con síntomas similares al primer caso. En 171 de ellos –procedentes de Henan y Hubei y otras cuatro provincias limítrofes- se confirmó la presencia del virus.

Posteriores análisis identificaron al patógeno como un arbovirus, un tipo de patógeno que se transmite a través de la picadura de diferentes artrópodos.

En concreto, este arbovirus parece transmitirse con la picadura de garrapatas del género Ioxides, presentes en la zona Central y Noroeste de China. “En ningún caso encontramos evidencias de una transmisión entre humanos”, subrayan los investigadores.

Para Jordi Reina, virólogo del Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca, el trabajo de estos científicos es interesante ya que “amplía un poco más el espectro de las arbovirosis humanas demostradas”.

Su hallazgo, en cualquier caso, no debe resultar alarmante para la comunidad internacional ya que “una de las ventajas de los arbovirus y del SFTS en concreto es que sólo podemos encontrarlos donde existe el vector que lo transmite”.

“Los vectores son muy estrictos en su distribución geográfica y sensibles a las variaciones climatológicas, especialmente la temperatura. Por ello, es muy difícil pensar que, por ahora, pueda ser una amenaza real para otras poblaciones distintas a las originales [de la investigación]”, continúa.

Según explica este especialista, el descubrimiento de nuevos virus es relativamente frecuente desde que, a raíz de la pandemia del SARS, se iniciarion programas de vigilancia epidemiológica y virológica.

“Esto ha permitido la identificación de cerca de 15 nuevos causantes tanto de cuadros respiratorios, como gastrointestinales o de encefalitis”, aclara.

“Existen unos protocolos de actuación en salud pública que se ponen en marcha cuando se detecta en una determinada área una patología distinta no conocida o un brote de una enfermedad. Esto se realiza también en nuestro país y ha permitido detectar precozmente brotes importados de sarampión, poliomielitis o hepatitis”, concluye.

Fuente: elmundo