La sangre azul del cangrejo herradura salva vidas!!!

cangrejo_herradura

Los cangrejos herradura (Limulus polyphemus), son una maravilla de la naturaleza. Es uno de los seres vivos más antiguos del planeta, anteriores incluso a los dinosaurios, es es capaz de soportar hasta un año sin alimentarse y de resistir temperaturas y salinidades extremas. Un fósil viviente que habita nuestro planeta desde hace 445 millones de años.

El llamado cangrejo herradura es una especie que está más cercana a los arácnidos que a los cangrejos.

Su sangre es incolora y se vuelve azul al contacto con el aire por su alto contenido en cobre, y es todo un tesoro para la medicina y la ciencia, ya que contienen varios compuestos que son todo un tesoro para investigaciones y aplicaciones tanto farmacológicas como científicas.Su sangre azul tiene utilidades tan diversas como combatir los efectos del Sida (en estudio).

Su peculiar sangre contiene unas células llamadas amebocitos, que reaccionan ante una infección bacteriana, de hecho, si uno de estos cangrejos es herido en el mar, la sangre se vuelve sólida impidiendo la entrada de microorganismos y por tanto evitando la infección de una manera muy rápida. Así, parece ser que las enzimas de su sangre parecen ser el secreto de que haya sobrevivido millones de años.

Y es que desde que en la década de 1950 unos científicos descubrieron que la sangre de color azul del cangrejo herradura se coagulaba en contacto con las bacteria E. coli y Salmonella, las investigaciones no han parado. Uno de estos últimos estudios se ha centrado en un péptido que los cangrejos herradura elaboran y que inhibe la replicación del Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Los ensayos preclínicos muestran que es tan efectivo como la zidovudina, un medicamento clásico contra el sida.

Otro uso no menos interesante de su sangre, es el que estudia la Nasa en la Estación Espacial Internacional un dispositivo médico de alta tecnología que utiliza enzimas primitivas de los cangrejos de herradura para el diagnóstico de enfermedades humanas.El proceso es el siguiente, al extraer la sangre, se separan las enzimas, se las seca y congela y luego se las incorpora a un instrumento de medición espacial diseñado expresamente para este propósito, que hace que la sangre se transforme en amarilla al contacto con una forma de vida microscópica en el espacio.

El secreto que hace que la sangre del cangrejo sea de gran de utilidad para la industria biomédica está basado en la simplicidad y efectividad de su sistema inmunológico. Una verdadera cascada de enzimas, que producen coagulación cuando se encuentran con el material de las paredes celulares de la mayoría de las bacterias. Y es que los cangrejos de herradura viven bajo la constante amenaza de la infección en un hábitat que puede contener miles de millones de bacterias por mililitro.

A diferencia de los seres humanos, los cangrejos de herradura no tienen hemoglobina en la sangre, sino que utilizan la hemocianina para transportar oxígeno. Y es debido a la presencia de cobre en la hemocianina y no de hierro, que la sangre adquiere el peculiar color azul.

Es tan importantes esta sangre azul que probablemente le debas la vida a los cangrejos de herradura. Y no es una exageración ya que el LAL (lisado de amebocitos de Limulus) extracto acuoso de amebocitos del cangrejo herradura se utiliza con frecuencia en pruebas para detectar las endotoxinas bacterianas en numerosos productos farmacéuticos. Ademas de ser una forma sencilla, barata y segura para detectar impurezas es una herramienta importante en el desarrollo de nuevos antibióticos y vacunas.

La sangre del cangrejo herradura no sólo se ha convertido en una poderosa “arma médica”, también es un gran negocio. En el mercado mundial, un litro de sangre de este cangrejo tiene un precio aproximado de 15.000 dólares. Una industria que genera unos 50 millones de dólares al año en EE.UU. Pero eso palidece en comparación con su valor para la industria farmacéutica.

Para obtener el compuesto LAL, se requiere la sangre de alrededor de 500.000 cangrejos al año, a los que se les extrae alrededor de 100 mililitros perforando el pericardio de su primitivo corazón. Durante el proceso el 15% de los cangrejos muere, los demás son devueltos al agua.

Fuente: MERIDIANOS y Tejiendo el mundo.

Anuncios